cumbres borrascosas emily bronte

Razones para leer “Cumbres borrascosas”

Título original: Wuthering Heights
Año de publicación: 1847
Edición: Alianza editorial, Madrid, 2005, quinta edición 2017, edición limitada por el segundo centenario de nacimiento de la autora (1818-2018), traducción de Rosa Castillo, pp. 408.
Precio: $333
ISBN: 978-84-9104-897-8
Sinopsis: La poderosa y hosca figura del atormentado Heathcliff domina “Cumbres Borrascosas”, novela apasionada y tempestuosa cuya sensibilidad se adelantó a su tiempo. Los brumosos y sombríos páramos de Yorkshire son el singular escenario donde se desarrolla con fuerza arrebatadora esta historia de venganza y odio, de pasiones desatadas y amores desesperados que van más allá de la muerte y que hacen de ella una de las obras más singulares y atractivas de todos los tiempos.

Cumbres borrascosas es uno de esos clásicos cuya lectura tuve pendiente hasta el año pasado, en que se conmemoró el segundo centenario de nacimiento de Emily Brontë. Sin duda, el que se hablara con frecuencia de esta novela contribuyó a que por fin me dispusiera a leerla. Pero creo que más allá de cualquier efeméride, vale la pena acercarse a esta obra por las razones que enlisto a continuación:

  1. Porque es una novela escrita en una época en la que la escritura era un terreno prácticamente vedado para las mujeres. Como señala Margaret Atwood en La maldición de Eva: “Lo extraordinario de las mujeres escritoras del siglo XIX no es que fueran tan pocas, es que hubiera alguna”. De hecho, Emily publicó la que sería su única novela, así como sus alrededor de 200 poemas, bajo el seudónimo masculino de Ellis Bell.
  2. Porque Cumbres borrascosas es el producto de un propósito común acordado entre tres mujeres deseosas de escribir: Emily y sus dos hermanas, Charlotte y Ann. Luego de haber publicado un libro de poemas que escribieron a seis manos, Charlotte les propuso que ahora cada quien escribiera una novela. El resultado fue Jane Eyre, de Charlotte; Agnes Grey, de Ann, y Cumbres borrascosas, de Emily.

    hermanas bonte cuentos de buenas noches para niñas rebeldes
    La historia de las hermanas Brontë es contada en el libro Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes
  3. Porque, narrativamente hablando, es una novela innovadora: hay un narrador principal: el señor Lockwood, cuyo relato se basa en las narraciones de otros personajes, sobre todo el de la señora Dean, el ama de llaves que conoce de primera mano la historia del iracundo Heathcliff. Un narrador va cediendo la palabra a otro del mismo modo en que una matrioshka guarda en su interior una nueva muñeca.
  4. Por lo interesante de sus personajes femeninos. Catherine Earnshaw desafía los convencionalismos de su época al enamorarse de Heathcliff, un hombre socialmente considerado inferior, y por su rechazo a comportarse como una “delicada señorita”. Nelly Dean, por su parte, es un ama de llaves que, sin ser una mujer educada, es despierta y su papel como testigo y como narradora resulta fundamental en la trama. Ellen, por cierto, me hizo observar la importancia que el personaje de la criada ha tenido en la literatura, como lo muestran en nuestros días libros como El cuento de la criada y Alias Grace, de la canadiense y ya citada Margaret Atwood.
  5. Porque si bien, como se dice con frecuencia, relata una historia de amor que va más allá de la muerte, se trata de un amor tormentoso que no termina con el típico “y fueron felices para siempre”. La historia de amor de los hijos de Heathcliff y Catherine, que también se cuenta en las poco más de 400 páginas que tiene la novela, es, sin embargo, mucho más optimista.
  6. Por la complejidad de Heathcliff, el villano y protagonista, quien conoce el menosprecio y la humillación desde niño debido a que es adoptado y a que su origen (no es blanco) es desconocido. Contra todo pronóstico, Heathcliff supera la brutalidad en la que creció, no obstante se convierte en un hombre vengativo e irascible. Es un ser atormentado, cuyo odio y frustración lo llevan a ser tosco y agresivo incluso con su amada Catherine y con su hijo.
  7. Porque hay muchas frases memorables, dignas de subrayarse, como ésta:

    Sería una humillación para mí casarme con Heathcliff; sin embargo él nunca sabrá cuanto le amo, y no es porque sea guapo, Nelly, sino porque hay más de mí en él que en mí misma. De lo que sea que nuestras almas estén hechas, la suya y la mía son lo mismo.

  8. Porque es uno de los títulos más adecuados que se le han puesto a una novela. No sólo porque es el nombre de la finca donde principalmente se desarrollan los hechos, sino porque el deterioro de la casa y el tempestuoso ambiente que se respira en ella, son un reflejo del estado emocional del protagonista. “Borrascosas es un adjetivo muy local que describe la agitación atmosférica a que está expuesto el lugar en tiempo de tormenta”, explica el narrador en las primeras páginas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.